,

Y ya está aquí el 2012…

Un año mágico, simbólico, que trae consigo presagios de grandes cambios.

Este año, especialmente, te deseo…

Que habites tu cuerpo,
liberes tus energías dormidas,
percibas la creatividad de tu existencia,
y entres en la dimensión mágica de la realidad,
la que no se identifica con los límites que la llamada ‘crisis’ nos impone,
la que inunda de poesía tu vida cotidiana.
Deseo también que todas las madres abracemos por igual la luz y la sombra de nuestra maternidad.  Que dejemos de perseguir la utopía de la madre ideal para convertirnos en la madre humana que somos.
Y por último deseo que lo femenino sagrado de un gran salto en su camino hacia el despertar.  Su sabiduría antigua y su conexión con la tierra son la esperanza para que el mundo salga de la niebla y pueda volver a ver con claridad la luz del Sol.

Bendiciones,
Mònica Manso

1 comentario
  1. Noraya
    Noraya Dice:

    Mónica que entrada más bella y hermosa, de verdad, resueno plenamente con cada palabra y cada acento…
    Te felicito por tu nuevo blog, te sigo desde ahora en adelante…

    Un abrazo!
    Noraya
    "El Rumor de las Libélulas"

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *