Respira…

 

A ti que lees esto, párate un
momento y RESPIRA. … R E S P I R A … Observa como el aire entra y sale de
tu cuerpo; si te dejas sentir profundamente notarás como te mece.   La
respiración te conecta directamente con la vida, este momento es el único que
verdaderamente existe. Tan sólo respira, deja que tus pensamientos pasen, puedes
atenderlos después, porque tú mereces este momento,.  R E S P I R A…. Siente
la intimad contigo, todos los poros de tu piel respiran para ti, para que goces
plenamente de este instante,  ¿notas el vaivén del aire entrar y salir de
tus pulmones? como las olas del mar…. Casi puedes notar que eres respirado por
la vida. Mecido por ella. Atisbos de eternidad.

Hace poco escuché algo que me
encantó y me impactó tanto que se me quedó grabado en la memoria: “La respiración
es el soporte de la palabra, la palabra es el soporte del pensamiento, el
pensamiento es el soporte del espíritu”.  ¿Inspirador verdad? La respiración
es el soporte de nuestro ser mas profundo. Por eso es tan importante respirar
conscientemente.
Y ¿sabes? Cada día puedes tener
un momento así si te lo propones.  Tan sólo tienes que tomarte un minuto.
Si, un minuto. Nada más. Cuando así lo decidas, coges tu móvil y
programas la alarma para el minuto siguiente. Y a partir de ahí tan sólo
respira. Con atención plena al movimiento del aire que te llena y te vacía. Cuando
vengan los pensamientos los dejas pasar, ya después volverán, porque ESE es TU
ESPACIO.  Un espacio para ti, VACÍO, para
que tu mente descanse y tu también. Para sentir eso que llaman ‘EL PRESENTE’.
¿Sabes que momentos así son beneficiosos
para ti y también para el resto del planeta y el universo? Yo cuando siento
esto me expando.
Así que no dejes pasar tu
oportunidad diaria de practicar la atención plena al presente, o lo que es lo
mismo, la meditación.  Muy Poco a poco puedes ir incrementando los minutos
y gozar más, a la vez que te entrenas en este noble arte de la expansión de
conciencia.
Cuanta más conciencia expandamos
hoy, más rápido sanará el mundo. Así de simple. Somos el eslabón entre lo que
fuimos y lo que seremos, el puente para las próximas generaciones.  ¿Te
das cuenta de lo importante que somos? Así es que, simplemente, toma tu poder y
medita.
Mònica Manso.
Dedicado a Anik-Senka por descubrirme una nueva dimensión de
la palabra intimidad.  A M. Jesús
Solavera por regalarme las palabras que me quedaron grabadas y a Allan Santos
por el eslabón perdido.
2 comentarios
  1. Mamá 2.0
    Mamá 2.0 Dice:

    De unos años para aquí y sobretodo desde mi segundo embarazo he practicado la meditación y la atención plena en todo lo que hago. Pero de unos meses para aquí lo estaba descuidando un poco. Siempre con prisas, casi con ansiedad.

    Hace poco una muy buena amiga me recordó que el secreto estaba en "volver a mí" y así he vuelto a reprender estos espacios de "intimidad" para mi crecimiento personal.

    Hoy con tu post aún me han venido más ganas de continuar cultivándolos.

    Y es que como me dijo hace poco mi maestra de reiki: ¿qué hay más importante que nuestra propia sanación y consecuentemente la sanación del mundo?

    Gracias por recordármelo tu también Mónica!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *