, ,

La práctica de la atención plena en nuestra vida cotidiana (Mindfulness)

Estos días estoy leyendo ‘El Milagro de Mindfulness’ del maestro budista Thich Nhat
Hanh,  un libro recomendado en la bibliografía de Birthing from Within
que trata sobre la práctica de la atención plena en nuestra vida
cotidiana.  Nos habla de como estar más  presentes en cada acción,
cada gesto, cada mirada, cada respiración… De tener la mente enfocada
en el presente, para así dar espacio a que la Vida nos penetre, nos
invada con su maravillosa intimidad.
Hay un texto al
principio del libro que  tiene que ver con los hijos y la familia,  que  me ha gustado
mucho así que he
decidido compartirlo en el blog.  Comienza cuando el maestro Thich Nhat
Hanh recibe a su amigo Allen, con quien mantiene la siguiente
conversación:
Habla el maestro Thich Nhat Hanhn preguntándole a Allen:
Thich Nhat Hanhn: “La vida
de casado es más fácil que la de soltero?, le pregunté.  Allen no me
respondió directamente, pero comprendi lo que quiso decirme. Entonces le
pregunté “Mucha gente dice que si tienes una familia te sientes menos
solo y más seguro.  Es verdad?” Allen asintió con la cabeza y murmuró
algo en voz baja. Pero entendí lo que quiso decirme.
Luego Allen
me dijo: “He descubierto la forma de tener mucho más tiempo libre.
Antes consideraba el tiempo como si estuviera dividido en varias
partes.  Un parte estaba reservada a Joey, otra a Sue, otra a ayudar en
el cuidado de Ana y otra a las tareas domésticas. Y el tiempo que me
quedaba lo consideraba mío. En él podía leer, escribir,investigar, salir a pasear. Pero ahora intento no dividir más el tiempo en partes. Considero el tiempo que paso con Joey y Sue como si fuera el mío.  Cuando ayudo a Joey a hacer los deberes, intento verlo de este modo. Repaso con él las lecciones que ha de estudiar, disfrutando de su presencia y encontrando la forma de interesarme por lo que estamos haciendo en ese rato. El tiempo que le dedico se convierte en mi propio tiempo. ¡Lo increíble es que ahora tengo un tiempo ilimitado para mi!”
Allen sonrío mientras hablaba.  Me quedé sorprendido.  Sabía que Allen no lo había aprendido en ningún libro, era algo que había descubierto por si mismo en la vida cotidiana.

Deseo que esta pequeña-gran lección te acompañe este verano.
Hasta pronto,
Mònica Manso

Imagen: freepik.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *