,

10 formas holísticas de prepararte para el parto según el método Birthing From Within

Ya hace tiempo que tenía ganas de traducir este texto de Virginia Bobro, directora de Birthing from Within, sobre su inspiradora visión para prepararte para el parto y hoy por fin lo he conseguido. Merece la pena leerlo porque va mucho más allá de las típicas 10 claves, ya que te hace replantearte y reflexionar profundamente muchas cosas…Te dejo con ella:

 

“Hay muchas maneras de prepararse para el parto. Llenamos nuestro cerebro con información, hechos e investigaciones científicas al respecto. Escuchamos experiencias y opiniones de otras personas, que a menudo pueden ser abrumadoras para una mujer embarazada! Preparamos nuestro cuerpo para el parto recibiendo cuidados prenatales regulares, comiendo bien y haciendo ejercicio. A veces se tiende a descuidar en nuestra cultura la preparación psicológica, emocional y espiritual de las mujeres (y los hombres) cuando se acercan a este evento que cambia la vida. Hay cientos de libros y sitios web acerca de cómo prepararse para el parto, y muchos datos y opiniones acerca de cómo lidiar con el dolor. Ten en cuenta que “dolor ” es en realidad una palabra pequeña. En el fondo no transmite la intensidad que puede desarrollarse durante el parto y el nacimiento. Además de las sensaciones físicas del bebé en movimiento a través de la pelvis y el cuello del útero, de los ligamentos y tejidos que se extienden, por lo general hay fatiga, dolor de espalda, sed y hambre. Respuestas emocionales normales, como el miedo, la excitación, la incertidumbre, el desánimo y el amor, pueden ser intensas y abrumadoras tanto para la parturienta como para sus acompañantes.

 

Así pues, aquí está mi lista de diez aspectos importantes para prepararte, de manera integral y con plena consciencia, para la amplia gama de posibilidades y exigencias del nacimiento y la crianza de los hijos.

 

1. Profundiza en tu interior
Examina tus creencias, juicios, e hipótesis sobre el dolor y cómo sobrellevarlo. ¿Qué es lo que ya sabes sobre el dolor del parto? ¿Qué crees que está bien y no está bien hacer en el parto? ¿Cuántas maneras hay de manejar la intensidad del parto? ¿Qué es lo que juzgas de ti misma o de los demás? ¿Qué estás dispuesta a hacer para que nazca tu bebé?

 

2. Se realista! 
Obtén una visión realista de lo que ocurre en el nacimiento. Evita los programas dramáticos y basados en el miedo y los nacimientos gloriosos e idealizados filmados con luz suave y música relajante. En su lugar, ves a una clase o mira un vídeo que honesta y objetivamente analice y muestre los movimientos naturales, sonidos y actividades que son comunes en la mayoría de los nacimientos. Incluso tu preparadora al parto podría dramatizar una contracción realista, completa, gimiendo, maldiciendo o llorando!

 

3. Ten en cuenta tu cuerpo 
Una buena nutrición prenatal y hacer ejercicio regular es crucial para prepararte para las exigencias físicas de nacimiento. Un buen cuidado de tu cuerpo significa un buen cuidado de tu bebé y disminuye el riesgo de complicaciones durante y después del nacimiento. Yoga, estiramientos, natación, y un poco de trabajo de cardio (como una caminata diaria a paso ligero) te prepara para el duro trabajo del parto. La recuperación y la pérdida de peso después del parto suele ser más fácil cuando una madre está en buena forma física antes del nacimiento.

 

4. Alinéate con tu equipo de Parto 
Dondequiera que hayas planeado el parto (casa de partos, hospital o en casa), asegúrate de que tu partera o tu médico están alineados con tu intención y creencias sobre el dolor y el manejo del dolor. Mantener un diálogo abierto y honesto durante las visitas prenatales es muy importante. Cuando comunicas lo que eres y explicas tus valores y prioridades, se configura una relación basada en el respeto mutuo y la confianza. Esto ayudará a fomentar las interacciones positivas durante el parto también.

 

5. Invita al papá a la escena 
Tanto si tu compañero de parto es tu marido, tu amante, tu amiga o tu madre, es importante para los dos explorar las expectativas sobre el nacimiento y EL posparto. Lleva a tu pareja a las clases que exploran la experiencia de la pareja. Él (o ella) puede tener creencias, esperanzas y preocupaciones sobre el nacimiento y la crianza de los hijos que no se parezcan a las tuyas. Él necesita saber cómo cumplir dos funciones: ayudarte y manejarse con sus propias emociones y necesidades de información y apoyo.

 

6. Crea un círculo de apoyo 
Reúne tus recursos prácticos y emocionales tan pronto como te sea posible. Mira a ver quién en tu comunidad y familia puede darte lo que necesitas, ya sea un hombro para llorar o una comida hecha en casa. Una doula ( una acompañante al nacimiento capacitada y especializada en el apoyo emocional y práctico, antes, durante y/o después del nacimiento ) es considerada por muchas familias la herramienta más importante a tener durante el parto. Tener tus aliados cerca te permite centrarte en tu importante labor de gestar, parir y maternar a tu bebé.

 

7. Prepárate para el Dolor 
En primer lugar , vamos a entender la diferencia entre dolor y sufrimiento. El dolor y las sensaciones físicas del nacimiento son simplemente lo que son. El sufrimiento se produce cuando nos creemos la historia interna negativa que nos contamos sobre el dolor. Aumentar tu conciencia sobre el funcionamiento interno de tu mente bajo condiciones de estrés puede crear rápidamente una mentalidad para afrontar el dolor. Aprender el arte de la atención plena (mindfulnes) es el primer paso; si vas más lejos – y te comprometes con la práctica diaria – fortalecerás tu determinación mental. Reconocer que casi todas las mujeres durante el parto van a experimentar sentimientos de desánimo y un diálogo interno negativo puede ayudarte a construir tu determinación, así como la compasión por ti misma cuando las cosas no salen según lo planeado. Muchas mujeres se dan cuenta de que teniendo tan sólo diez minutos al día de conexión con su bebé y visualizando a ambos abriéndose en el parto les ayuda a relajar su sistema nervioso del ajetreo y estrés de la vida diaria.

 

8. Mira a tus miedos cara a cara 

” La preocupación es el trabajo del embarazo “, escribe Pam Inglaterra en su libro , Birthing From Within . ¿Qué es lo que realmente estas esperando evitar en tu parto y posparto? disponte a explorar la posibilidad de sucesos no deseados. Si tus expectativas y planes para el parto son flexibles y surgen de la auto-conciencia , entonces, cuando el nacimiento toma otro camino , puedes actuar desde el amor y no desde el miedo . Entonces puedes permanecer en el presente, contigo y hacer lo que hay que hacer, incluso cuando no es realmente lo que visualizabas o lo que esperabas.Si estás funcionando desde un estado de miedo, pánico, obsesión, o evitando algunos aspectos particulares del embarazo, el parto y la crianza de los hijos, entonces tienes un poco de exploración interna que hacer! Encuentra una amiga, educadora de parto, o doula que no tenga miedo del miedo y que te permita un espacio para compartir y poder atravesar tus temores. Hay muchas más maneras de abordarlos, incluyendo la hipnosis , la meditación , el arte , el ritual , la visualización y el asesoramiento.

 

9. Sigue a tu Corazón y tu Espíritu 
Escribir un diario , la danza , el arte , la música , la práctica espiritual , y estar en la naturaleza son todas formas de conectarse con nuestro corazón y nuestra intuición. Equilibra las actividades estructuradas (como las clases) con la libertad de expresión espontánea . Cuando te sientes viva y consciente en el presente, después, en el momento del nacimiento, tu conocimiento interno te servirá de guía en los momentos intensos.

 

10. ¡Sumérgete en El parto ! 
En el parto , hay un montón de cosas que tú y tu equipo de apoyo podéis hacer para ayudarte a hacer frente a la intensidad de nacimiento: el tacto y el masaje amoroso, mover y cambiar de posición, mantenerte hidratada y nutrida, mantener tu enfoque y determinación, palabras de apoyo, meditación guiada y visualización, amor y aliento, escuchar y moverse con la música, y mucho más. Surgirán momentos de duda y miedo, disponte entonces a rendirte al poder del nacimiento – que no puede ser controlado o completamente planeado- disponte a ‘mojarte’ y a dar lo mejor de ti, incluso cuando las cosas se ponen difíciles.
Una última cosa a tener en cuenta: Tu parto importa. Cuando tú y la gente a tu alrededor creen en la importancia de la preparación de tu mente, cuerpo y alma para el nacimiento, entonces tu podrás de verdad sumergirte profundamente y de todo corazón en la experiencia. No importa qué giros y vueltas inesperadas pueden desarrollarse durante tu viaje, es tu viaje. Entonces podrás atravesar una de las experiencias más intensas de tu vida llena de amor por ti misma y de nuevos aprendizajes.”

 

Virginia Bobro es madre de tres hijos y vive en Santa Barbara , California. Además de ser IBCLC (consultora de lactancia ) ,es Doula certificada y Mentora de Birthing from within. Es también directora de Birthing From Within ® y facilita talleres para profesionales y padres de todo el mundo. Puedes contactar con ella en: virginia@birthingfromwithin.com 
Importante: 
Si quieres compartir este artículo hazlo siempre íntegramente y nombrando a la autora Virginia Bobro. Gracias por honrar las fuentes y mantener la ética en internet.
4 comentarios
  1. Ana María García
    Ana María García Dice:

    Maravilloso esto que acabo de leer, para reflexionar, meditar…También creo profundamente en la importancia de la preparación física, emocional y espiritual para el nacimiento, y que solo así podrá la mujer sumergirse profundamente y llena de amor en la que sin duda será la experiencia más intensa y sublime de su vida.

    Responder
  2. Isabel
    Isabel Dice:

    El momento más importante es el presente,disfrutarlo,sin apurarse,con toda la conexión mente cuerpo y espíritu,nos permite trascender y nos conecta con lo divino

    Responder
  3. Montse
    Montse Dice:

    Maravilloso post Monica! Como siempre muy útil y empoderador para la mujer/madre. Intentaré aplicarlo en mi caso particular. Un abrazo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *