, ,

10 derechos que tiene tu hijo al nacer

Más allá de como queramos quesea nuestro parto, nuestro hijo tiene también unos derechos al nacer.

La Plataforma pro derechos del nacimiento los ha resumido en 10 puntos claves:

1º La decisión de concebir un hijo/a debería ser tomada libre y responsáblemente por la madre y el padre.
Los padres tendrían que ser conscientes de la importancia que para su hijo/a tiene el que ellos le comuniquen su aceptación y su afecto desde el inicio de la gestación.

2º El útero materno ha de ser para el bebé lugar de bienestar.
Él necesita sentirse protegido, seguro y querido, para ello es importante la preparación de la futura madre. La gestación tendría que ser una experiencia consciente, responsable, vivida por los padres con gozo; un periodo de enriquecimiento que inicie una relación plena y gratificante.

3º Los padres deberían recibir toda la información y todo el apoyo.
Para que el embarazo se desarrolle con satisfacción y en armonía sería recomendable el trabajo conjunto y la preparación previa entre los padres y la persona o personas que vayan a asistir al parto.

4º El lugar, el ambiente y la compañía en el momento de la llegada de un bebe deberían cuidarse con esmero.
La manera en que un bebé llega a este mundo es de vital importancia para él, para sus padres y para la sociedad en la que nace, por ello, la decisión de dónde, con quién y cómo queremos que nazca nuestro hijo/a debería tomarse responsablemente, teniendo la seguridad de que es lo mejor que le podemos ofrecer.

5º En su nacimiento, el bebé debería ser el principal protagonista. Uno de los acontecimientos más trascendentales en la vida de un ser humano
es el de su nacimiento, debería ser el bebé, junto con sus padres, el verdadero protagonista de este hecho. La madre tendría que colaborar
activamente con su hijo o hija en esta aventura de nacer. El padre debería ofrecer todo su apoyo, sus cuidados y contribuir así al
bienestar del bebé y de su pareja. Se trata de favorecer, y no perturbar, el proceso del nacimiento, de facilitar el encuentro entre la madre, el bebé y el padre.

6º Respeto al proceso fisiológico del parto.
El parto se debería desarrollar en las mejores condiciones de intimidad, de respeto, de delicadeza, de calma, de libertad para dar a luz en cualquier posición. Las luces intensas, el exceso de ruido, las órdenes, las prisas, la rigidez de los protocolos, la falta de privacidad y las intervenciones sistemáticas inhiben el proceso natural del nacimiento.

7º A ningún bebé se le debería privar de la creación del vínculo extrauterino con su madre.
Es absolutamente necesario para el recién nacido permanecer junto a su madre, su vida biológica continua en íntima unión con ella, que es lo conocido, su cuna, su alimento y su seguridad. Esta relación tendría que ser respetada porque el bienestar del recién nacido debe prevalecer sobre cualquier otra consideración.

8º El apoyo a la lactancia materna tendría que ser firme, constante, cálido y basado en la información adecuada.
A través de la leche materna el bebé recibe, además del mejor alimento, afecto y ternura; recibe inmunidad ante posibles infecciones y se establece una estrecha relación entre él y su madre; recibe estímulos madurativos y una fuente íntegra de salud para comenzar su andadura en la vida. El tacto es el sentido más desarrolladoque tiene el bebé, él necesita ser tocado, acariciado. La madre que escoge dar el pecho, se pronuncia por dar prioridad a los contactos prolongados con su hijo antes que a otras exigencias de nuestra agitada vida.

9º El bebé debería ser atendido personalmente por su madre y/o padre, por lo menos, durante el primer año de vida.
Con el fin de afianzar el vínculo afectivo entre madre e hijo, tan necesario para éste en su futura vida, y de cubrir las necesidades psicológicas y físicas del bebé, se hace necesario articular fórmulas que permitan mayor presencia de los padres, al menos durante el primer año de vida del bebé, tales como la ampliación del período de descanso maternal y/o paternal.

10º El bebé debería contar con nuestro respeto y apoyo incondicional por el sólo hecho de haber sido invitado a venir.
El principal derecho del niño/a al nacer es el de recibir nuestro amor, nuestra consideración y nuestro respeto, puesto que es un ser consciente, inteligente y sensible. No hay nada que dé a la vida de un
niño o una niña cimientos tan sólidos como la experiencia de sentirse, ya desde el útero, amado y deseado.

Más información: http://pdn.pangea.org/plataforma.html
Foto: www.kellykuntz.com/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *