Palabras inspiradoras que permitirán a tus hijos volar libres

Hoy quiero regalarte un precioso poema sobre los hijos del autor libanés, Kahlil Gibran, que deseo que te inspire y te haga reflexionar sobre tu papel de madre.
La idea que transmite es la de no sobreproteger a los hijos, respetar sus decisiones y permitir que vuelen solos en el momento que así lo sientan. También hacerlos sentir acompañados en su proceso de crecimiento y prepararlos para dar el salto a vivir su propia vida.
Espero que te guste y te inspire a ayudar a tus hijos a ser su mejor versión.

 

Poema extraído del libro El Profeta por Kahlil Gibran.

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la Vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tendrán sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti.
Porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
Como flechas vivas son lanzados.
El arquero ve su blanco en el camino hacia el infinito, y
se dobla con su fuerza para que sus flechas
vuelen veloces y lejos.

Alégrate y deja que el arquero te doble;
porque si bien ama la flecha que vuela,
ama también el arco que se queda.

Un cálido abrazo,
Mónica Manso

P.S.: La imagen pertenece a la fotógrafa rusa Elena Shumilova.

Cómo educar corrigiendo menos y conectando más…

Hoy me encontré con este poema y me encantó.  Lo he traducido al castellano y también os lo dejo en original, para las que estéis familiarizadas con el inglés pues la rima de las palabras es intraducible.  Deseo que os guste y os inspire.

“Si yo tuviera que
criar a mi hijo de nuevo,
construiría su autoestima primero, y la casa más tarde.
Pintaría más con los dedos, y apuntaría menos con el dedo,
Haría menos corrección y más
conexión.
Apartaria los ojos de mi reloj, y vería
más mis ojos.
Haría más caminatas
y volaría más cometas.
Dejaría de jugar seriamente,
y empezaría a jugar en serio.
Correría a través de más campos
y contemplaría más estrellas.
Daría más abrazos y menos
tirones de  brazos.”
Diane Loomans>
Versión inglesa

“If I had my child to raise all over again,
I’d build self-esteem first, and the house later.
I’d finger-paint more, and point the finger less.
I would do less correcting and more connecting.
I’d take my eyes off my watch, and watch with my eyes.
I’d take more hikes and fly more kites.
I’d stop playing serious, and seriously play.
I would run through more fields and gaze at more stars.
I’d do more hugging and less tugging.”
Diane Loomans

Es tan fácil que el día a día se nos coma, mirando el reloj contínuamente, intentando mantener lo que tenemos programado y consumidas por todas las cosas que ‘tenemos que’ hacer… Los días en que nuestros hijos son pequeños pasan tan rápido, que es importante permitirnos momentos de autética conexión para que nos regalen su presencia.

Con cariño,
Mònica Manso