Entrevista a Mònica Fusté: cuando una mujer decide parir libros en lugar de hijos.

Hoy te traigo una entrevista en video a una mujer que me hace especial ilusión. Ella es Mònica Fusté, una mujer a la que sigo desde hace unos años porque para mí es la mezcla perfecta entre emprendiduría y crecimiento personal y espiritual. Es coach y autora de 4 libros además de una gran conferenciante y tiene un canal de youtube lleno de recursos. A mi Mònica no sólo me inspira, sino que me pone las pilas a tope siempre que leo un libro o veo algún video suyo, incluso a través de sus redes sociales. Su energía es tan vital, tan positiva y de tan alta vibración que te llega y te transforma.

¿De qué charlamos en la entrevista?

  • Del poder de la energía creativa y maternal de las mujeres puesta al servicio no sólo de hijos sino de ideas, proyectos, sueños, libros, y de la humanidad.
  •  Mònica no es madre de hijos biológicos, ella dice que sus libros son sus hijos y hacemos el paralelismo de las fases del proceso de creación que son super parecidas a las de tener un hijo.
  • Comentamos que los estereotipos están perdiendo fuerza y que el típico ‘me caso a los 30 + hipoteca + hijos’ ya no funciona, las nuevas generaciones vienen con aires de cambio muy fuertes con respecto a esto.
  • También hablamos de cómo las mujeres estamos despertando a una nueva conciencia de nosotras mismas, que estamos más conectadas y nos sentimos más libres para liderar nuestra vida y decidir tanto cómo queremos vivirla como si queremos ser madre o no. Aunque la presión social todavía existe y hay que ser muy valiente para tomar según qué decisiones.

¿Qué? ¿Te animas a verla? Guárdate un espacio de media hora y verás que acabas empoderada y con subidón. Espero que te guste tanto como a mí me gustó hacérsela.

>>Click aquí para ver la entrevista y salir con subidón<<

Parir libros en lugar de hijos
Me encantará saber qué te ha parecido en los comentarios del blog. Te animo a compartir con el máximo detalle tu respuesta. Muchas mujeres y madres increíbles vienen aquí cada semana para buscar inspiración y tu historia puede ayudar a otra mujer a tener un cambio significativo en su vida.

Muchas gracias por leer y compartir. Es un privilegio para mí tener un ratito de tu tiempo y tu atención. También te agradezco de corazón que contribuyas tan abierta y amablemente a los comentarios del blog.

Con todo mi cariño,
Mónica Manso

 

P.S: Si tienes amigas o familiares que crees que les puede interesar esta entrevista, por favor, comparte y así seremos todas más felices.

Escuchar la llamada de la mujer consciente

Algo importante nos está ocurriendo a las mujeres del siglo XXI. Estamos en un momento crucial de nuestra evolución que puede alterar el curso de la historia. Millones de mujeres alrededor del mundo lo están sintiendo: es lo femenino que está emergiendo y despertando en nosotras, es nuestra sabiduría profunda que quiere desplegarse en el mundo.

¿Sientes la llamada?

Quizás la sientas como una voz que te susurra un cambio en tu vida, quizás la notes como una sensación de vacío, tal vez tienes un impulso de evolucionar, de profundizar en ti, de ofrecer tus dones al mundo, o algo en ti que te está pidiendo sacar tu creatividad. Puede ser que desees experiencias más profundas de amor, intimidad y conexión, o simplemente lo único que quieres es sentirte más viva…

Sé que tienes que saltar algunas barreras…y no eres la única. La mayoría de las mujeres hoy en día experimentan una profunda brecha entre el gran potencial que quisieran desplegar en su vida y la forma en como su vida se muestra en realidad. Y es que, hoy en día, a pesar del increíble éxito profesional que hemos obtenido en los últimos 50 años, hay estudios que revelan que la sensación de felicidad en las mujeres ha decrecido considerablemente desde los años 70. Ahora tenemos más dinero, más educación, más libertad y más oportunidades que en ningún otro momento de la historia de las mujeres y aun así nos cuesta crear la vida que realmente queremos, aquella basada en el amor, la conexión profunda con nosotras y nuestro cuerpo, la expresión de nuestra creatividad y el tener un propósito que de significado a nuestra vida y a la vez sea una contribución al mundo.

A veces sentimos esta brecha como un fallo en nuestras vidas, como que no somos capaces de cambiar, pero en realidad es un problema colectivo que tiene que ver con nuestra evolución como mujeres. Esta brecha que sentimos es la llamada, escucharla y atenderla es el primer paso para evolucionar y co-crear la vida que realmente deseamos.

Como dice Chameli Ardagh:

“Podemos restaurar el equilibrio y la plenitud en nuestro mundo. Para que ello suceda, tenemos que romper el trance en el que hemos estado viviendo durante demasiado tiempo y estar dispuestas a escuchar esa voz profunda en nuestro interior.

Esta voz no nos habla en un lenguaje inteligente con conceptos prefijados, nos habla en un lenguaje que quizás hemos olvidado, pero cuando lo oímos, nos resulta tan íntimo como nuestra respiración. Es una profunda sensación de llegar a casa, y en este llegar a casa, podemos convertirnos en el hogar para otros: podemos convertirnos en el hogar para el mundo.”

Debido a la sociedad patriarcal en la que vivimos y de la que provenimos, llevamos miles de años cultivando valores como la productividad, la autoridad, la propiedad privada, el poder, la lógica, la razón, la planificación, la acción, los objetivos, la competencia…

Y es hora de empezar a cultivar otros valores que pertenecen más a la esfera de lo femenino: la contemplación, las relaciones igualitarias, la cooperación, la intuición, la creatividad, la vida pausada, las emociones, la receptividad, los vínculos profundos, el cuidado de mí, de mi cuerpo y del mundo, la hermandad entre mujeres y por encima de todo el amor.

Si ahora sientes tu corazón latir y la llamada aún más fuerte te diré algo: no estás sola, hay muchas mujeres que ya están caminando, encuéntralas y ¡únete a ellas!

Me encantaría saber de ti a través de los comentarios del blog donde puedes compartir: ¿Cómo estás viviendo tú esa llamada? ¿Te es fácil atenderla?

Te animo a compartir con el máximo detalle tu respuesta. Muchas mujeres y madres increíbles vienen aquí cada semana para buscar inspiración y tu historia puede ayudar a otra mujer a tener un cambio significativo en su vida.

Muchas gracias por leer y compartir. Es un privilegio para mí tener un ratito de tu tiempo y tu atención. También te agradezco de corazón que contribuyas tan abierta y amablemente a los comentarios del blog.

Con todo mi cariño,
Mónica Manso

Imagen @nickiecutronaphotography

25 afirmaciones para perdonarte tus imperfecciones como madre

¿Cuántas veces te juzgas duramente tu papel de madre al día?
¿Cuántas veces piensas y repiensas en los errores que has cometido y te sientes culpable por no haberlo hecho mejor?

Hoy no vengo a hablarte de la culpa que nos acecha a las madres cada día, hoy vengo a hablarte de hacer un acto de amor por ti y te perdones por todos esos fallos que crees haber cometido.

Después del éxito del post sobre las afirmaciones positivas, hoy te traigo 25 afirmaciones para que te perdones tus imperfecciones como madre humana que eres. Están inspiradas en un artículo que circula por internet de Male Capetillo.

SIGUE ESTE RITUAL…

Escoge aquellas afirmaciones que más te resuenen, busca un lugar donde estés sola, pon música relajante, enciende un incienso y una vela, siéntate en postura de meditación o en una silla con los pies firmemente apoyados en el suelo, lleva una mano a tu corazón y otra a tu vientre y repite tus afirmaciones de perdón que hayas escogido como si fueran un mantra durante 5-10 minutos y deja que la vibración del perdón se expanda por tu pecho, tu vientre y por todo tu ser…

 

#1  Me perdono por perder mi centro ante mis hijos.

#2  Me perdono por no saber poner límites con serenidad.

#3  Me perdono por no encajar en el molde de la ‘madre ideal’.

#4  Me perdono por dar demasiado a la familia y al trabajo y demasiado poco para mí.

#5  Me perdono por todos los gritos que se me escapan.

#6  Me perdono por ser tan rígida con mis hijos, a veces.

#7  Me perdono por ser tan laxa con mis hijos, a veces.

#8  Me perdono por perder la paciencia con mis hijos.

#9  Me perdono por todo el tiempo que paso alejada de mis hijos.

#10  Me perdono por necesitar estar sola, a veces.

#11  Me perdono por no disfrutar de mis hijos en todo momento.

#12  Me perdono por no encontrar tiempo para mí.

#13  Me perdono por no cuidar mi cuerpo.

#14  Me perdono por no cuidar mi alma.

#15  Me perdono por compararme con otras madres.

#16  Me perdono por emitir juicios sobre otras madres.

#17  Me perdono por tener envidia de otras madres.

#18  Me perdono por no saber disfrutar mejor de la vida.

#19  Me perdono por no mirarme al espejo y decirme lo valiosa que soy.

#20  Me perdono por seguir mi mente y no seguir mi corazón.

#21  Me perdono por no ser más amable conmigo misma.

#22  Me perdono por ser tan rígida con mis hijos, a veces.

#23  Me perdono por no saber hacerlo mejor.

#24  Me perdono por todo porque soy inocente y siempre lo hago lo mejor que puedo.

#25  Me perdono….Soy inocente.

 

Me encantaría saber de ti a través de los comentarios del blog donde puedes compartir: ¿cuáles han sido las afirmaciones que más te han resonado?

Te animo a compartir con el máximo detalle tu respuesta. Muchas mujeres y madres increíbles vienen aquí cada semana para buscar inspiración y tu historia puede ayudar a otra mujer a tener un cambio significativo en su vida.

Muchas gracias por leer y compartir. Es un privilegio para mí tener un ratito de tu tiempo y tu atención. También te agradezco de corazón que contribuyas tan abierta y amablemente a los comentarios del blog.

Con todo mi cariño,
Mónica Manso

 

P.S.: La preciosa imagen es de Anna Godeassi

Cómo gestionar un divorcio de manera respetuosa

Soy consciente de que hoy en día son muchas las parejas que deciden separar sus caminos, más que las que deciden caminar juntas y es TAN importante poder realizar este proceso con armonía y amabilidad.

Jamás había escrito sobre este tema, principalmente porque yo no he pasado por la experiencia pero hace unos días descubrí a una mujer que me encanta, se llama Inma Sánchez y tiene un blog llamado Educar desde la esencia que es una auténtica delicia, como ella.

Inma sí ha pasado por la experiencia del divorcio, y ella tomó la firme decisión de hacer de ello una experiencia lo más amable y consciente posible para ambas partes y sobre todo para su hijo. Y esto es lo que nos cuenta en este sincero, humilde y necesario post:

Cómo gestioné mi divorcio de manera respetuosa
por Inma Sánchez

Este post ha llegado a mí a raíz de una breve conversación que tuve con mi madre hace unos dias. Llegó con una revista en la mano animándome a que leyera un artículo que le gustó. Me dijo: mira, para que te lo leas, ahí hablan de cómo es el divorcio perfecto. Y siguiendo mi curiosidad, le pregunté: ahh! ¿y cómo es? y me dijo: pues… como tú lo has hecho!

Quizá “perfecto” sea muuuucho decir, pero sí que procuré tratar la situación desde un punto de vista más humano a como estamos acostumbrados a ver que se resuelven este tipo de situaciones. Iba actuando según iba sintiendo.

Lo que narro a continuación es mi experiencia, cómo viví ese duro proceso, por qué tomé unas decisiones en vez de otras, desde qué lugar las tomé y qué conclusiones extraje. Ahí va!

******

Cada día somos más las mujeres que preferimos dejar una relación de pareja que “ya no va” en lugar de permanecer en ella “aguantando para toda la vida”, como solían hacer las generaciones previas.
En esta nueva era de apertura de la conciencia nos estamos dando cuenta de que es preferible soltar lastres a llevarlos incómodamente puestos para siempre, aunque eso implique renunciar a muchas cosas, como una vida cómoda y segura, pero falta de amor.

Me gusta decir que, hasta ese momento de lucidez, estaba “cómodamente instalada en la infelicidad” y no contaba con la suficiente motivación o no era capaz de tomar acción para salir de esa situación que tanto dolor me producía. Prefería mirar a otro lado y dejar pasar el tiempo, esperando que las cosas se arreglaran por sí solas.
Pues bien, la verdad es que ese momento mágico nunca llegó y podía haber estado instalada en la queja, el dolor, la frustración y el mal rollo hasta el fin de mis dias. Y un dia tomé la dificil decisión.
En ocasiones, tomar la iniciativa no está en nuestros planes y menos en algo tan complicado como es romper una pareja o una familia.

Cuando una mujer se plantea dar el crucial paso de dejar una relación, necesita sopesar bien los pros y los contras que esa acción conlleva. Incluso si hay hij@s nacidos en la pareja, la decisión se hace más espesa. Por tanto, hace falta mucha reflexión e introspección. En esos momentos aparecen emociones enfrentadas que es necesario gestionar con toda la claridad y la calma con la que se cuente, y me atrevería a decir que el hecho de que sea bien o mal llevada, depende enteramente de nuestra capacidad humana, puesto que es una situación que te pone a prueba como persona.

Parece que las palabras “separación” y “divorcio” son sinónimo de lucha, de ataque, de fastidiar al otro, de montar nuestra propia “guerra de los Rose”, de ganar, ganar y ganar…
Es mucho más sencillo que todo eso. Al menos para mí lo fue cuando me di cuenta de algo. Cuando eliminé las etiquetas que por defecto añadimos de odio, rencor, represalias, etc. y me quedé con la esencia del asunto:

no quiero seguir en esta relación por estos motivos…

Ahí me responsabilicé de la situación.
Y una vez lo tuve más o menos claro, todo fluyó de otra manera, más sana, más respetuosa, más empática, buscando el bien de los dos y de nuestro hijo. Sin perjudicar a nadie, sin buscar culpables, solo poniendo en claro mis ideas y tratando de aportar soluciones buenas para todos.

En una separación o divorcio RESPETARSE es la clave, esto es, buscar soluciones que vayan bien a todos

Que sea más o menos respetuoso está en nuestra mano, y que derive en una vida tranquila y en paz con el padre de tus hij@s va a depender de:

– Primero ser honesta conmigo misma y con mis propios sentimientos y preguntarme qué consigo yo peleándome: ¿es por orgullo? ¿por rencor?, quiero ganar ¿por acaparar bienes materiales? ¿por fastidiar al otro? Sinceramente creo que una cosa es querer lo que consideras que es justo para ti y otra muy distinta es actuar para perjudicar al otro a toda costa. Yo elegí la primera opción. No cabía otra en mi vida.

– Parece que antes, con los divorcios, se luchaba encarnizadamente por dinero. Quizás ahora, debido al cambio de conciencia, las nuevas generaciones buscamos algo más pacífico y más conectado con nosotros mismos, como es negociar por lo que es justo para los dos. ¿Qué se persigue con esto? Poner punto y aparte a una historia en común, de manera amistosa y por el bien de los hij@s y de los dos. Vivir una vida tranquila y con sentido, lejos del sufrimiento y de las guerras perpetuas, y crear una nueva oportunidad para ser feliz, para reinventarse, para vivir de una manera más conectada, asimilando los errores del pasado.

El divorcio es una oportunidad que nos brinda la vida para reinventarnos

Perdonar, soltar y aceptar las experiencias, extrayendo un aprendizaje de ellas. Una relación es cosa de dos y las buenas o malas experiencias también están construidas por los dos, por lo que darme cuenta de que no hay únicos culpables, sino que cada uno tiene su parte de culpa, me ayudó a responsabilizarme de mi parte y aprender del error.

– Recordar que mi ex y yo durante un tiempo formamos un equipo que perseguía un objetivo común: criar y educar a nuestro hijo. Ahora es incluso más necesario estar cohesionados como expareja y seguir construyendo ese objetivo aún por separado, sin utilizar a los hijos como moneda de cambio para hacer daño al otro. Con esto, los perjudicados serían los niños que se ven vulnerables e impotentes en medio de un conflicto de adultos. No se verán tan afectados por el divorcio si los padres somos capaces de gestionarlo adecuadamente, sin meterlos por medio, sin hacerles partícipes de las decisiones. Sólo si cooperamos entre nosotros por hacerlo lo mejor posible, los hij@s podrán adaptarse adecuadamente a la nueva situación.

– En esta circunstancia, más que en ninguna otra, debe imperar el diálogo y la consigna del win-win, TODOS GANAMOS, las dos partes, tanto los padres como l@s hij@s. Ver las cosas desde esta perspectiva hace que las decisiones tomadas estén compensadas y traigan un beneficio para todos.

– Darme cuenta de que soy la única responsable de la consecuencia de mis decisiones. Un divorcio es un proceso personal que hay que atravesar. Es un camino por hacer y que afecta en gran medida a todos los miembros del sistema familiar. Sin perjuicio de lo que pensaran los demás, fui tomando las decisiones que consideré correctas y no lo considero EGOISMO, sino AMOR PROPIO.

Si te encuentras en esta dificil situación, te invito a que, aún con miedo e incertidumbre por lo que venga más adelante, vayas dando pasos, despacio, sin apresurarte a tomar decisiones, sino cuestionándote cada circunstancia, y escuches cómo reacciona tu cuerpo, qué vas sintiendo. Cuando elijas algo y te quedes con una sensación de paz y bienestar, es que estás tomando la decisión correcta para ti y seguramente no implicará atacar o hacer daño a los demás.

Si aún estás indecisa, te animo a que apuestes por dar un SI a la vida, por darte una nueva oportunidad, por conocer gente nueva, hacer otras actividades con tus hij@s, de conectarte contigo misma y recordar qué te gustaba hacer antes de volcarte en exceso a tu familia y tu trabajo. Juega, disfruta, empieza a pensar un poquito más en ti y en tu felicidad. Esto revertirá positivamente en tus hij@s.

Porque de eso trata la vida, de ser feliz y sentirse plena. Y cuesta un poquito al principio, exige de ti, pero merece la pena. Las cosas se consiguen con empeño y perseverancia. Si muchas antes han podido, ¿por qué no nosotras?

Esta es mi experiencia. Si te sirve y te inspira a actuar desde otro punto de vista más constructivo, me doy por satisfecha. Gracias!

Inma Sánchez
es madre de un niño y escribe sobre empoderamiento, maternidad y educación respetuosa en su blog Educar desde la esencia.

La importancia de desarrollar nuestra madre interior

Hoy recupero un artículo imprescindible de Bethany Webster que tradujimos hace un años junto con Sophia Style e Isabel Villanueva

 

“La importancia de la madre interna, el duelo por lo imperfecto,
el encuentro con lo Incondicional.”
Autora: Bethany Webster(artículo original en ingles publicado en Elephant Journal)

 

Si pensamos en nuestro desarrollo personal, la relación con nuestra madre sirve como patrón para la relación con nosotras mismas. Como hijas, absorbimos de nuestra madre información sobre lo que sentía hacía ella misma, lo que sentía hacia nosotras, y lo que sentía hacia el mundo. Aprendimos a tratarnos de la misma manera que nuestra madre se trató a ella misma.

Nuestra tarea como mujeres conscientes radica en transformar la madre interna dentro de nuestra psique, creada a partir de nuestra madre biológica con sus limitaciones humanas, en la madre que siempre necesitábamos y queríamos.

 Podemos convertirnos en la madre que siempre quisimos hacia nosotras mismas.

De esta manera, somos capaces de aceptar las limitaciones de nuestra madre externa, porque nuestra madre interna se convierte en la madre primaria con la que podemos contar, de formas en que quizás nunca hemos podido contar con nuestra madre externa.

 Nuestra madre solo podía amarnos de la manera que podía amarse a ella misma.

En un momento dado, debemos enfrentar el hecho de que nuestra madre no pudo y no va a poder satisfacer nuestras necesidades de la manera que necesitábamos y queríamos. Esto significa pasar por un proceso de duelo. Un duelo por la forma en que tuvimos de compensar y sufrir la herida materna.

En el proceso de duelo, tenemos la oportunidad de darnos cuenta del hecho de que si nos sentimos amadas o abandonadas no fue por nuestra culpa. Sólo entonces podemos abandonar la lucha para demostrar nuestra valía en el mundo. En el proceso de duelo, también podemos tener compasión por nuestra madre y la carga que llevaba.

 Al sanar tu madre interna, transformas tu vida más allá de lo que puedas imaginar.

Al confrontar este dolor, podemos darnos cuenta de que lo que pensábamos que era nuestro dolor es en realidad parte del dolor de nuestra madre que nosotras hemos llevado por amor. Ahora podemos elegir dejar esta carga. De esta manera, en lugar de atenuar nuestro sentimiento de culpa, podremos sentir la confianza en nuestros cuerpos y en nuestros corazones para así desarrollar un sentido de auténtica plenitud y amor propio.

 Al convertirnos en la madre “suficientemente buena” para nosotras mismas, nos liberamos no sólo a nosotras mismas, sino también a todos aquellos que conforman nuestra vida.

Es un reto reconocer ante nosotras de que manera no fuimos amadas en nuestra relación con nuestra madre. Al recordar y ver lo cargada y abrumada que estaba pudimos pensar que éramos la fuente de su dolor. Esta “hija culpable” puede mantenernos estancadas. Una forma de liberar nuestra culpa es reconociendo la inocencia y legitimidad de nuestras necesidades infantiles. Es una forma de liberarnos de la vergüenza y bautizarnos a nosotras mismas en nuestra bondad y divinidad.

Una vez hemos atravesado el duelo por nosotras mismas, entonces podemos comenzar el duelo por nuestras madres y por todas las mujeres.

El duelo nos repone y nos fortalece.

Como mujeres, podemos sanar y darnos lo que nuestras madres no nos podían dar. Podemos convertirnos en nuestra propia fuente. El “dolor corporal” del colectivo femenino es sanado una a una. Y a medida que el dolor corporal femenino se cura, lo mismo ocurre con el dolor de la comunidad humana. Nuestra propia sanación no es sólo un regalo para nosotras mismas, también lo es para el mundo.

La herida de la madre es una gran oportunidad.

Conforme nos permitimos contactar con lo que se siente como un hambre antigua, inagotable para una madre inagotable, nos damos a luz a nosotras mismas en nuestra verdadera identidad – la matriz de luz- una fuente inagotable, desbordante de amor y abundancia que no depende de las circunstancias o condiciones. Entonces podemos vivir al servicio de lo que realmente somos- el amor mismo.

 

Bethany Webster es escritora y facilitadora y vive en el oeste de Massachusetts, puedes visitar sus blogs en: http://womboflight.com y http://embraceofbeing.com.

Traducción al español por: Sophia Style, Mónica Manso e Isabel Villanueva

Si te ha gustado este artículo quizás te interese nuestro curso online. Haz click en la imagen para más información:

 

30 afirmaciones para vivir una maternidad consciente

Hace ya muchos años que en diferentes momentos de mi vida me he apoyado y me apoyo en las afirmaciones positivas, a veces para superar ‘baches emocionales’ otras para motivarme para realizar alguna acción que me cuesta, otras para creer más en mí y en mis capacidades, para creer que es posible algo que a priori no me lo parece, para reprogramar mis creencias, o simplemente para recordarme lo que soy: una buena mujer y una buena madre que hago todo lo que está en mi mano para indagar en mi interior y ser mejor persona cada día.

Las afirmaciones son declaraciones que se utilizan para ayudar a tu mente, a tu subconsciente y a ti a estar más positiva sobre un tema en particular y por consiguiente alejar de ti los pensamientos tóxicos como la crítica y el miedo.

Seguro que tú, como yo, como todas las madres, tienes momentos que dudas de ti misma, que te sientes culpable, que te criticas y te juzgas y eso no te hace sentir bien y es más, sufres.

Por eso hoy te ofrezco estas 30 afirmaciones en las que apoyarte para vivir una maternidad consciente, que te acerque a tu poder interior y te aleje del sufrimiento.

Escoge las que más te resuenen y repítelas a diario, durante al menos 21 días, si es frente al espejo mejor. Y luego me cuentas.

Te dejo con ellas:

#1  Soy una madre fuerte y poderosa.

#2  Puedo encontrar el equilibrio en todas mis responsabilidades.

#3  Dentro de mí hay una mujer y madre sabia que conoce el camino.

#4  Honro y respeto la voluntad y las opciones de mis hijos.

#5 Aceptar que no puedo controlarlo todo me hace más fuerte.

#6 Soy digna de amor, no importa cómo se comporten mis hijos.

#7 Los errores son naturales y sirven para aprender a ser mejor madre.

#8 Puedo cometer errores con mis hijos y ser una buena madre.

#9 Soy una madre amorosa y me esfuerzo todo lo que puedo.

#10 La perfección no es necesaria para ser una buena madre.

#11 Mi responsabilidad en la crianza de mis hijos es compartida.

#12 Estoy donde necesito estar ahora mismo.

#13 Soy maravillosa tal como soy.

#14 Soy una mujer fuerte y a la vez vulnerable y eso está bien.

#15 Soy la madre perfecta para mis hijos.

#16 Mis hijos tienen la madre perfecta para ellos.

#17 Mis hijos están sanos y sólo por ello soy feliz.

#18 Tarde o temprano las cosas estarán bien. No tiene que ser hoy.

#19 No soy una madre perfecta, sólo soy una buena madre.

#20 El comportamiento de mis hijos no es un reflejo de mi propia autoestima.

#21 Mis hijos tienen su propia voluntad y hacen sus propias elecciones.

#22 Soltar mi responsabilidad de arreglarlo todo me da libertad.

#23 Mis logros como mujer y madre son muchos.

#24 Aquí y ahora es donde tengo que estar.

#25 No hay madres mejores que otras, en esencia todas somos iguales.

#26 La maternidad me muestra mi fuerza y poder.

#27 Conozco y respeto mi valía como mujer y madre.

#28 Creo una ambiente de paz para mí y para mi familia.

#29 Acepto el cambio.

#30 Busco soluciones a los retos de la maternidad y la vida con seguridad.

Una vez leídas estas afirmaciones me encantaría saber de ti a través de los comentarios del blog donde puedes compartir:
¿Cuáles han sido las que más te han resonado? ¿Te vas a atrever a ponerlas en práctica?

Si ya tienes tus propias afirmaciones te invito a  compartirlas aquí para que otras madres puedan utilizarlas también.

Te animo a compartir con el máximo detalle tu respuesta. Muchas mujeres y madres increíbles vienen aquí cada semana para buscar inspiración y tu historia puede ayudar a otra mujer a tener un cambio significativo en su vida.

Muchas gracias por leer y compartir. Es un privilegio para mí tener un ratito de tu tiempo y tu atención. También te agradezco de corazón que contribuyas tan abierta y amablemente a los comentarios del blog.

Con todo mi cariño,
Mónica Manso

P.S.: La preciosa imagen es de Catie Atkinson @Spiritysol

5 aprendizajes desde el corazón para empezar con buen pie el nuevo año

Faltan pocos días para terminar el año y me ha parecido un buen momento para abrirme y compartir contigo algunos aprendizajes fruto de estos últimos 12 meses, con el deseo de que te inspiren y te motiven para empezar el 2017 con ilusión y energía.

Es importante antes de enfocarse en los deseos u objetivos para el próximo año tomarse un espacio para reflexionar, hacernos conscientes de todo lo vivido y agradecer todo lo aprendido.

Para mí, ha sido un año muy intenso, con muchos desafíos y aprendizajes nuevos tanto en lo profesional como en lo personal, que han conllevado una gran montaña rusa emocional.

Un año en el que he sentido el vértigo de crecer al dar el salto a montar la escuela online y a la vez el miedo profundo de salir de mi zona de confort pues pasar de lo presencial a lo virtual es algo que nunca antes había hecho y en algunas ocasiones me he sentido expuesta y vulnerable. Tanto ha sido el miedo que me he planteado tirar la toalla en varios momentos y es que el mundo de la emprendiduría, es muy intenso y requiere unas dosis altas de templanza, paciencia, foco y sobre todo alguien que te acompañe y te apoye en los momentos bajos.

Todas las experiencias vividas, con toda su paleta de colores, me han servido para superar mis límites, crecer y desterrar de una vez por todas de mi vida alguna creencias que ni siquiera era consciente de que habitaban en mí.

Aquí van mis aprendizajes, donde te cuento un poco más en profundidad detalles de mi vida, deseando que alguno resuene en ti y te inspire para tu camino.

Aprendizaje # 1: Si quieres salir de tu zona de confort, rodéate de una buena tribu en la que apoyarte.

Es absolutamente necesario. Rodearte de personas que te escuchen y te apoyen incondicionalmente, especialmente si te estás enfrentando a una situación nueva en tu vida que te obliga a salir de tu zona de confort. En mi caso ha sido la creación de la escuela online y el primer curso Embarazo consciente, Embarazo feliz. El transitó de pasar la idea de la cabeza, bajarla a la tierra y darla a luz es todo un proceso largo, lleno de desafíos y con muchas cosas nuevas que aprender. Así que les pedí ayuda a dos grandes amigas para sostenerme en este recorrido, dos grandes pilares con las que he compartido todas mis alegrías y mis penas, mis idas y venidas, mis ganas de avanzar y mis ganas de abandonar.

Este este año he sentido como pasaba de ser autónoma a ser emprendedora y este cambio de chip me ha supuesto dar un salto interior muy potente porque emprender es un camino muy intenso, donde se me han movido mis estructuras más profundas y ellas han estado ahí todo el tiempo para hacerme saber que no me iba a caer. Gracias Ina, gracias Eva.

Para cambiar el chip de autónomo a emprendedor y abrirte a la mentalidad de abundancia te recomiendo el libro ‘El código del dinero’ de Raimon Samsó.

Aprendizaje # 2: Para crear abundancia en tu vida deshazte de la mentalidad de carencia.

Este año también ha sido muy revelador para mí el contactar con un espacio interior que nunca antes había reconocido: el sentimiento de carencia. Estaba tan escondido, que nunca antes lo había visto, cuando oía hablar o leía sobre el concepto de ‘carencia’ yo pensaba que a mí no me pasaba ‘eso’. Pero este verano, leyendo el libro ‘Deja de ser tú’ de Joe Dispenza, tuve una revelación y descubrí como esta sensación me acompaña desde pequeña.

Por haber nacido con una pierna más corta que la otra y ser coja (si, llevo zapatos especiales con alza de 6,5cm desde que empecé a caminar, tengo el pie derecho equino y la pierna con unas cuantas cicatrices por operaciones posteriores), vivencié de niña que yo era diferente a los demás, que los demás tenían y yo no, que los demás estaban completos y a mí me faltaba siempre algo, que para mí no había y para los otros si, que yo siempre anhelaba lo que los otros tenían y yo no (en mi mente infantil y adolescente: unas piernas bonitas, llevar minifalda, estar relajada en la playa, llevar zapatos bonitos…).

Con todos mis años de terapia conseguí hacer las paces con mi cuerpo y aceptarlo pero hasta este año no se me ha revelado que habían más capas ocultas y que el sentimiento de carencia estaba escondido en lo profundo de mi ser. A partir de esta revelación he podido hacer un trabajo de desprenderme de este sentimiento y ahora me siento más abundante que nunca.

Así que te animo a profundizar en ti (pues este sentimiento es muy común a muchas mujeres) y ver si en algún lugar se esconde una sensación de carencia para poder liberarla y abrirte plenamente a la abundancia.

Me ayudaron mucho las meditaciones que acompañan el libro ‘Deja de ser tú’ de Joe Dispenza. Las podéis encontrar en su web.

Aprendizaje # 3: Hemos venido a este mundo para disfrutar no para sufrir.

Este es mi mantra de este último trimestre. Somos una sociedad adicta al sufrimiento. Incluso más que una sociedad, el mundo entero es adicto a él. Este año me he adentrado en las enseñanzas de ‘Un Curso De Milagros’, y te aseguro que son muy buenas para aprender a liberarte del sufrimiento. UCDM (y también muchas filosofías orientales) dice que todo el sufrimiento está causado por la mente y nuestros pensamientos y que todo es cuestión de perspectiva.

La mente solo puede servir a un amo: al miedo o al amor. Tú eliges la perspectiva. Tú eliges darle la vuelta la situación y vivirla desde el amor. Y esta es una práctica para realizar cada día, con constancia y paciencia contigo misma. El libro ‘Volver al amor’ y ‘Descubriendo un curso de milagros’ de Jon Mundy, traducen muy bien las enseñanzas de UCDM, te los recomiendo si quieres empezar a introducirte en esta práctica. Y verás como poco a poco la vida va cobrando un nuevo color.

El gran aprendizaje en esta vida humana es aprender a disfrutar cada día como si fuera el último, con lo que hay. Nada más.

Aprendizaje #4: si quieres escuchar la voz de tu sabiduría interior, genera espacios de silencio.

Una de las prácticas que más me ha ayudado a conectar con mi sabiduría interior este año ha sido la meditación. Los espacios de silencio interior conmigo misma han sido esenciales para deshacerme del sentimiento de carencia y para contactar con la voz de mi alma.

Como un ritual, me levanto cada mañana a las 6.30h, antes que mi hijo y mi pareja y acompañada del silencio del alba, entro en mi habitación de meditación, me preparo mi cojín en el suelo, una vela, un incienso y me centro tan solo en respirar abierta a los mensajes que pueda recibir de mi sabia interior.

Con el silencio del alba y de la mente es mucho más fácil escucharla. A veces me la imagino delante de mí, otras simplemente respiro. A veces le pregunto cosas, otras no, y siempre me llega un mensaje, más sencillo o más profundo, que cuando acabo apunto en mi libreta. Para tenerlo presente durante el día o la semana o los próximos meses. Te animo a probarlo, al levantarte o antes de acostarte. 10-15 minutos te serán suficientes.

Aprendizaje #5: Si quieres crecer y avanzar, ten siempre presente en tu vida a alguien en quien inspirarte.

Esto también ha sido un motor para mi durante este año. Estoy siguiendo a varias mujeres por internet y YouTube que me inspiran, me ponen las pilas y con las que aprendo un montón. Sus videos y sus newsletters son un regalo tanto para mi alma como para mi aprendizaje como emprendedora. Verlas a ellas, el camino que han recorrido, como van logrando sus objetivos, ver cómo su misión y su pasión en la vida van de la mano y sobre todo la súper motivación que desprenden. Me encanta y me ayuda. Te recomiendo seguir a Mònica Fusté en su canal YouTube, (Y Marie Furleo y Leonie Dawson si hablas inglés ). Son la mezcla perfecta entre consciencia espiritual y empdrendiuría.

Bueeeno, vaya vaciado he hecho. Siento que te acabo de mostrar un trocito de mi alma. Gracias por leerme y por estar ahí. Gracias por poner tu luz en este mundo. Y feliz 2017!!!

Con cariño
Mónica Manso
P.S.: Me encantará leer tus comentarios aquí abajo y además pueden servir de inspiración a muchas mujeres y madres que también desean crecer como tú.

___________________________

¿Estás embarazada o tienes alguna amiga o familiar que lo está?

Quizás te puede interesar regalarte(les) estas fiestas un poco de conciencia y amor a través de mi curso online:

>>Para más información sobre el curso click aquí<<

anuncio_videocurso-sin-nuevo

De cómo sanar la relación con tu madre puede ayudarte en la crianza de tus hijos

Por Yadday Hermoso.

La relación con nuestra madre es una de las más importantes de nuestra vida y tiene una gran influencia no sólo en nosotras sino también en nuestra descendencia.

Recuerdo que los últimos meses de mi embarazo mientras realizaba la formación en constelaciones familiares y avanzaba en mi proceso personal, pensaba mucho en la importancia de estar en paz con la relación con mi madre y ocupar mi lugar dentro de mi familia (sistema familiar), no sólo por mí, sino también por la importancia directa que esto tenía para mis hijos.

Si integramos y aceptamos lo que viene de nuestra madre, vamos a estar más relajadas y disponibles para acompañar a nuestros hijos durante su infancia. ¿Por qué? porque ya no vamos a estar invirtiendo energía en pedir a nuestra madre más amor, más atención u otra manera de vernos o de tratarnos. Cuando aceptamos que lo que recibimos de ella fue suficiente nos situamos en la vida de una manera más fluida, en nuestro presente y sostenidas por nuestro pasado.

Voy a poner un ejemplo: imagina que acabas de tener un bebé, has decidido darle el pecho y colechar, pero resulta que a tu madre le da mucho miedo que duermas con el bebé ya que ‘es muy peligroso no vaya a ser que le vayas a asfixiar’ y además se va a ‘malacostumbrar y le vas a malcriar y no te lo vas a sacar de la cama hasta que sea adolescente’. Tú te has informado muy bien sobre los beneficios de la lactancia y el colecho para ti, tu hijo y tu familia y te encuentras ante una gran duda, porque tu instinto, lo que quieres y lo que te parece mejor es diferente a lo que tu madre quiere para ti.

Quieres hacerlo pero preferirías que fuera con la aprobación y bendición de tu madre. Es allí cuando surge en ti una gran encrucijada: sí lo haces y tu madre no lo aprueba te sientes incompleta porque te gustaría que ella estuviera contigo en esta decisión que es tan importante, pero sí la complaces o te conectas con su miedo, que no es el tuyo, lo que sucede es que te alejas de ti misma. Un gran dilema, y entonces ¿qué decisión tomar?

Es el momento de tener el coraje y la valentía de ser quienes verdaderamente somos y tomar nuestras propias decisiones.

Es cuando, amorosamente, podemos poner límites a nuestra madre, reconociendo que ella está movida por su propio miedo que tiene que ver con su propia historia, que es la suya y no la tuya. De esta manera dejamos su historia con ella, sin ninguna lealtad invisible que nos siga pesando y nos impida vivir en plenitud.

A partir de aquí llega el momento de establecer nuestros propios valores que conectan con quien somos verdaderamente a la hora de criar a nuestros pequeños.

Se trata de dar ese paso inclusive con culpa al principio, es el precio que pagamos por ser quien verdaderamente somos, de eso se trata crecer y de eso se trata vivir.

Cuando nuestra relación está en el lugar que es, no continuamos esperando que nuestra madre cambie porque no nos gusta su comportamiento ante determinada situación y abandonamos las expectativas de que viva su vida de manera diferente a como lo hace.

Nuestro gran reto es permitir que nuestra madre tenga sus dificultades y respetarla en sus dificultades. Podemos aceptar los miedos de nuestra madre y respetar su historia sin involucrarnos en ella, en lugar de seguir el mandato: ‘Si no estás bien yo tampoco estoy bien por lealtad a ti.’

Cuando aceptamos que lo que recibimos de nuestra madre fue suficiente tal cual y como fue, desde ese lugar podemos conectar con la fuerza en nuestro interior, esa fuerza que nace de nuestro convencimiento de que nosotras sabemos que es lo mejor para nosotras y que nosotras podemos confiar en nosotras mismas.

Lo mejor que podemos hacer por nosotras e inclusive por mejorar y sanar las lealtades invisibles, es hacernos responsables de nuestra vida y de nuestra felicidad, de hecho es la única manera.

Y así cuando sanamos nosotras, como simple consecuencia, estamos abriendo un camino de relaciones más sanas para nuestra descendencia.

Cuando logramos esto, como consecuencia inmediata, podemos estar disponibles para vivir una buena vida y ocuparnos de la crianza de nuestros pequeños, pero desde un lugar sano, donde los acompañamos sin buscar en ellos lo que no recibimos de nuestros padres. Los hijos están bien cuando están libres y se dedican a los suyo, no a acompañar nuestra soledad o nuestros miedos.

Si soltamos a nuestra madre hay posibilidades de que nuestros hijos hagan lo mismo en el futuro y estén más libres y vivan ligeros

Sanar la relación con nuestra madre es el paso más importante para estar verdaderamente presente en la crianza de nuestros hijos, resolviendo nuestros asuntos, damos espacio a una disponibilidad en nuestro presente, así de esta manera le estamos dando una antorcha liviana y con luz a nuestros hijos. Y sí ellos así lo deciden, puede pasar a sus descendientes, y así sucesivamente para que la vida continúe su curso perfecto.

El mejor regalo que puedes hacer a tus hijos es intentar ser mejor persona, estar más feliz con tu vida, posicionarte con lo que te da fuerza e impulsa la vida, y tener la libertad de hacer lo que tu espíritu quiere.

Artículo escrito por Yadday Hermoso, terapeuta en constelaciones familiares especializada en el vínculo madre-hija. www.yaddayhermoso.com

Si estás interesada en este tema, muy pronto lanzaremos el curso online ‘Sanando la relación con tu madre’ creado por Yadday Hermoso.  Puedes apuntarte aquí para ser de las primeras en recibir la promoción de lanzamiento.

anuncio_curso_sanando-1

¿Quieres aprender a practicar la respiración consciente?

Hace ya muchos años que practico respiración consciente y meditación cada mañana y de verdad que hoy en día se ha convertido en una parte esencial de mi vida y de mi bienestar personal.

Por eso hoy te traigo un video en el que te explico a cerca de la respiración consciente y además al final incluye un audio guiado por mí para que puedas practicarla en tu día a día. Siempre que quieras y lo necesites podrás tener el audio a tu disposición, a través de él deseo que tengas un dulce encuentro contigo misma y contactes con un espacio de calma interior que te ayudará a gestionar el estrés y el vaivén emocional.

La respiración es el instrumento más sanador y poderoso del que dispones en todo momento. Si la practicas con constancia puede ser un gran recurso para tu embarazo y la conexión con tu bebé, para sobrevellar la intensidad del parto y para gestionar las emociones de la maternidad.

Cada respiración es un dar y un recibir, un tomar y ofrecer que nos conecta directamente con la abundancia del universo. Siempre hay oxígeno para todos.

Ya sabes que la práctica hace al maestro, cuanto más practiques, cuanto más tiempo le dediques, más bienestar conseguirás. Te sugiero una vez al día, en la mañana, antes de que toda tu familia se despierte. Te prometo que es una hora mágica y sanadora.

CUÉNTAME COMO TE HA IDO EN LOS COMENTARIOS DEL BLOG, estaré encantada de escuchar sobre tu práctica.

Nutrir tu alma cuando eres madre

“En este momento del mundo y de nuestra historia, la mujer ha tomado el papel de nutrir a otros. Debemos encontrar un equilibrio. La Madre Tierra está lista y dispuesta a nutrir a sus hijas, pero sus hijas deben insistir en tomar el tiempo necesario para recibir esa nutrición para sí mismas “.
 Jami Sams ‘The Thirteen Original Clan Mothers’
Con el fin de que seamos capaces de ser las mejores madres que podemos ser ( y cuando hablo de madres me refiero no sólo a madres de hijos naturales sino también a madres de proyectos, sueños, ideas), no debemos olvidarnos de cuidar de nosotras mismas y cultivar nuestras propias almas. Debemos crear la estructura interna que apoye y nutra el tiempo que necesitamos para nosotras mismas.
Ya sabéis que soy una fan del autocuidado y que de tanto en tanto voy publicando textos y artículos relacionados con ello. Hace poco he tenido la oportunidad de leer el libro de Sharifa Oppenheimer ‘El Cielo en la Tierra: un manual para padres de niños pequeños’ y a continuación os traduzco un extracto que me encantó:
“La pregunta que cada madre y padre debe mantener viva a medida que criamos a nuestros hijos es: ¿Cómo cuido bien de mí, para que pueda cuidar bien para ellos? Los adultos también necesitamos dormir bien, comer sano, hacer ejercicio y tener un sentido y un propósito en la vida. Cada madre tiene que encontrar su propio camino y crear ritmos para ella, al igual que los creamos para nuestros hijos. Esto no es un lujo; se trata de un requisito.”
 “Sabemos que nuestros hijos no imitan sólo todo lo que hacemos, sino también la manera en como somos como ser seres humanos. Nos imitan tanto las actividades más concretas como la esencia más sutil de nuestro ser. Esto puede ser un pensamiento paralizante! Sin embargo, si nos acercamos a nosotras mismas con el mismo humor y compasión que ofrecemos a nuestros hijos, vamos a ser capaces de apreciar nuestros éxitos en la búsqueda del equilibrio y a tomar nuestros fracasos con calma a medida que aprendemos de ellos”.
 “Otra puerta para equilibrar tu ritmo interno es participar en alguna actividad que realmente te nutra. Es fácil para los padres decir: “Pero cuidar de mi familia y disfrutar de la felicidad que esto me trae ya me nutre.” Esto puede ser cierto, pero antes de tener hijos, había actividades que te gustaban, que te nutrieron. Encuentra una manera de mantenerlas en tu vida. O descubre nuevos caminos donde encontrar satisfacción.”
“Tus hijos necesitan un modelo que sepa cómo encontrar la conexión alegre con una misma y con el mundo. Si te gusta tocar la guitarra o asistir a la ópera, si te gusta ir en bicicleta o observar un pájaro, date estos momentos. Con el tiempo, compartir lo que tú amas con tus hijos les mostrará cómo mantener este lugar de deleite infantil abierto en sus propios corazones a medida que maduran en la vida. Y tu entusiasmo se extenderá a todas las tareas diarias que tú haces con y para ellos”.
 Sharifa Oppenheimer. ‘Heaven on earth: a handbook for parents of youg children’ (‘El Cielo en la Tierra: Un manual para padres de niños pequeños’)